bootstrap theme

El circo mágico de David

UNA HISTORIA QUE REALZA LOS VALORES DE LA ACEPTACIÓN Y LA AMISTAD

ESCRITO E ILUSTRADO POR:
HECTOR DOMINGO ®
TAMAÑO MEDIA CARTA:
5.5" x 8.5" (13.97 x 21.59 cm)
104 PÁGINAS EN BLANCO Y NEGRO
BISAC: JUV045000

David no se deja intimidar por los retos.
Los chicos en el salón de clases consideran que un niño ciego como David no debería acompañarlos en la visita al circo, porque sólo sería una carga para ellos.
David les asegura que él y su perrita Pelusa han estado en circos antes y que él conoce un espectáculo maravilloso que se presenta todos los días en la ciudad.
Ellos lo llaman mentiroso y lo retan a que pruebe lo que dice, o si no, que jamás vuelva a poner un pie en las escuelas "par chicos normales". Conoce El circo mágico de David.

Libro recomendado para niños y niñas de 7 años de edad en adelante.
Temas: Discapacidad. Todos somos valiosos. Imaginar es crear.

🏷️  PRECIO DE LISTA $ 120 MXN

↓ EMPIEZA A LEERLO ↓

1

A TRAVÉS DE LA ventana de la oficina del director podían verse los rostros preocupados de la maestra Ruth y del profesor Daniel, pero nadie, además de quienes estaban dentro, era capaz de escuchar lo que se discutía tras el cristal.
–...¿y cómo dice usted que se llama el chico? –preguntó la maestra al director.
–Me parece que el nombre es lo menos importante en este asunto, señor director –dijo el profesor Daniel–. No podemos ignorar que el chico está ciego y que ni la maestra Ruth ni yo estamos preparados para cuidarlo.
–Su nombre es David y, por lo que me aseguran, es un chico muy capaz. Sabe cuidarse solo y será una buena influencia para los otros estudiantes... ¡Miren!
El director les mostró un par de hojas impresas en donde se veían las calificaciones de David. Eran las notas más altas de su grupo.
–¡Este chico es un genio! –exclamó la maestra Ruth.
–Pero un genio que no puede ver, señor director –insistió el profesor Daniel– ¿No cree usted que eso retrasaría, al menos un poquito, el desempeño general del grupo?
El director les explicó que David sólo estaría acompañándolos por una semana y que había sido el propio chico quien pidió a su padre que buscara la forma para que le permitieran visitar aquella escuela. David quería hacer nuevos amigos, aprender cosas distintas…
–Por mí no hay problema en que David se integre con mis alumnos –dijo la maestra Ruth.
–Esta semana tenemos en mi grupo la visita al circo –explicó el profesor Daniel– ¡Recuerde que hicimos planes desde hace un mes!
El director entrelazó las manos y levantó los ojos al cielo, como si estuviera persiguiendo algún insecto invisible.
Ummm... A decir verdad, había olvidado lo del circo –dijo mirándolos de nuevo–. Pero si lo que David quiere es hacer amistad con alumnos de esta escuela, ¿qué mejor forma que conviviendo dentro y fuera del salón de clases? Sí, definitivamente sí: David se quedará con su grupo, profesor Daniel.
El profesor intentó convencer al director para que pensara mejor las cosas. La maestra Ruth insistió en que David podía estar en su grupo, pero el director ya había tomado su decisión. Dijo a los maestros que ya podían retirarse, los acompañó hasta la puerta y, antes de cerrarla, dijo al profesor Daniel:
–Mañana, luego de que sus alumnos entren al salón de clases, usted saldrá para esperar la llegada de David. Me avisaron que él quiso tomar al autobús sin que nadie más lo acompañara. ¡El chico es muy valiente!, ¿no lo cree?
El profesor no supo qué responder. Se alejó de allí con la cabeza inclinada. ¿Por qué tenían qué pasarle estas cosas? Él jamás había cuidado de un chico ciego y no se sentía capaz de hacerlo. ¿Y si tenía que cancelar la visita al circo por culpa del tal David?

2

El profesor Daniel no podía creer lo que sus ojos vieron cuando el autobús se detuvo frente a la escuela. Primero asomó por la puerta una cosa diminuta, una bola de peluche con patas. Era el perro más pequeño y peludo que había conocido.
Luego, sosteniendo lo que parecía una correa doble, apareció David. El chico tenía el pelo tan anaranjado como una zanahoria. Sonreía, haciendo bailar las pecas en sus mejillas.
El perrito avanzó despacio por la acera, guiando a David. ¿Cómo era posible que aquella bola de pelos pudiera ser un perro guía?, se preguntó el profesor. Había oído alguna vez que los mejores animales para ayudar a las personas que no podían ver, eran perritas de las razas Labrador o Golden Retriever, que son inteligentes sin resultar nerviosas ni agresivas. Le habían contado también acerca de otros animales extraordinarios, como un caballito poney que hacía muy bien el trabajo de guía, pero jamás lo hubiera creído de la miniatura que ante sus ojos estaba llevando a David a través de tantos obstáculos como podían ser los arbustos, las gradas, el tronco de algún árbol... ¿Cómo lo hacía? ¿Qué tipo de radar habían instalado en el arnés del perro para que el chico pudiera seguirlo sin tropezar?
En el patio había jardineras con flores, varias lámparas de alumbrado, grietas en el piso y, aún así, David cruzó tan rápido que el profesor Daniel apenas tuvo tiempo de tomar aire para decir “buenos días” cuando ya lo tenía frente a él.
David respondió al saludo y preguntó por el grupo de cuarto.
El profesor Daniel no sabía si pedirle que lo siguiera o tendría que alzarlo en brazos para ayudarle a cruzar la escalinata que había más adelante. Entonces oyó una voz a sus espaldas.
–¿Y ese perro? ¡Creí que en esta escuela estaban prohibidos los animales!
–¡Nora!, ¿qué haces aquí? –dijo el profesor, dando un salto por la sorpresa–. ¡Te dejé cuidando a tus compañeros!
–Sólo vine para avisarle que ya completamos el trabajo que nos puso, profesor.
–Podrías haber salido sólo tú, pero ¡mira, trajiste a tus compañeros contigo!
Nora volvió la vista y encontró los rostros de Abel, a quien todos conocían como “Gordo” y de Óscar, un chico alto y delgado. Ellos eran sus mejores amigos.
–¡Un perro! –gritó Gordo, acercándose para acariciar al animalito.
–Es perrita y se llama Pelusa –respondió David.
–¡Pelusa! ¡Qué nombre tan chistoso! –dijo Óscar.
Entonces miró con cuidado a David. Sus ojos tenían algo distinto.
–David no puede ver –les explicó el profesor.
–¿Y esa bolita de pelos es su perro guía? – preguntó Gordo.
–¡Ya basta de pláticas! –cortó el profesor, tomando a David con un brazo y el arnés de Pelusa con el otro–. ¡Vamos, vamos! Todos de vuelta a los deberes. 

En el salón de clases, el resto de los chicos se preguntaba por qué el profesor Daniel tardaba tanto en volver. Habían visto salir a Óscar y a Gordo tras de Nora, pero nadie más se había atrevido a seguirlos. Entonces oyeron los ladridos agudos de Pelusa.
“¡Un perro!”, murmuraron casi a coro algunos, como si no pudieran creerlo. Varios alumnos se acercaron a la puerta.
–Todos a sus lugares... ¡a sus lugares! –exclamó el profesor, arrastrando casi a David y a Pelusa para que siguieran la rapidez de sus pasos–. Y tú, Óscar, cederás tu pupitre a David. Puedes acomodarte en alguno de los sitios vacíos allá atrás.
Óscar torció la boca, tomó su mochila y caminó hacia los últimos pupitres mientras veía cómo el profesor acomodaba al chico nuevo entre sus amigos, Nora y Abel.
–Dime, David –preguntó el profesor–. ¿Es necesario que la perrita se quede contigo todo el tiempo o puedo llevarla mejor afuera?
David le explicó que, mientras hubiera una sombra y un tazón con agua cerca, Pelusa estaría bien.
El profesor dijo a los chicos que saldría por un instante y aseguró que pondría malas notas a quienes se atrevieran a seguirlo o hicieran algún desorden en su ausencia.
En cuanto salió el profesor, Nora explicó a David que no tenía caso que tomara clases en esa escuela, porque ya faltaba poco para los exámenes y no lograría aprobarlos.
Otros alumnos se acercaron a él y hubo quien movió la mano frente a sus ojos para luego decir: “¡Nos han traído a un chico ciego!”
–¡Su nombre es David! –dijo el profesor Daniel, entrando otra vez al salón de clases.
Los curiosos volvieron a sus pupitres.
–David estará en esta escuela sólo durante algunos días, así que hagamos lo posible para que se vaya con un buen recuerdo de nosotros. ¿Queda claro?
El director había dicho “una semana”, pero el profesor Daniel tenía la esperanza de que David terminaría por aburrirse antes y él quedaría libre al fin de la gran responsabilidad que significaba cuidar a cada instante de aquel chico ciego.
El resto de la mañana sirvió para que todos se dieran cuenta de que el nuevo compañero era en realidad muy inteligente.
David conocía todas las respuestas y esto irritó mucho a Nora, sobre todo porque David no podía ver cuando ella alzaba la mano antes y, para colmo, el profesor también parecía ignorarla.
En el receso, varios de los alumnos se acercaron para acariciar a Pelusa. La perrita era tan amigable y juguetona que pronto se ganó el cariño de todos. En un instante, David se había convertido en el chico más popular de toda la escuela. Las historias acerca de su familia y las mascotas que cuidaban divertían a todo el que se acercaba para escuchar. Sólo Nora y Óscar estaban tan molestos con David que no permitieron que Gordo se acercara “ni por curiosidad”. 

EL CIRCO MÁGICO DE DAVID, POR HÉCTOR DOMINGO

|  INICIO  |  EL AUTOR  |  MISIÓN  |  LOS LIBROS  |  ACTIVIDADES  |  TIENDA  |  CONTACTO  | 

HECTOR DOMINGO ® es una marca registrada. Crece más tu imaginación™ e Historias que alimentan la imaginación para que los pequeños se desarrollen como personas creativas™ y libros/historias divertifantascinantes™ se utilizan como frases comerciales. Los personajes, sus nombres y sus características gráficas, así como todas las ilustraciones y textos que pertenecen a la obra de Héctor Domingo están protegidos como derechos de autor a nivel mundial.
© Copyright 1991-2018 Héctor Domingo - Todos los Derechos Reservados