bootstrap html templates

La leyenda de Bookstruo

Una historia sobre la creatividad y el amor a los libros

La leyenda de Bookstruo™ por HECTOR DOMINGO®

  ¡ Empieza a leerlo aquí !  

1

El hombre de la túnica roja cayó del cielo cuando los primeros rayos del sol pintaron la arena. Sus botas golpearon el piso con fuerza, pero apenas hicieron ruido. La cuerda por la que se deslizó todavía colgaba a su derecha.
El hombre alzó la vista y gritó:
—¡Bájenlo ahora!
Arriba apareció flotando un gigantesco globo también de color rojo y, desde la canastilla del globo descolgaron una jaula de madera con un animal dentro. El animal resopló tres veces, luego emitió un ruido que estremeció el aire.
Pronto la jaula tocó el piso y el hombre abrió la puerta para sacar de allí a lo que parecía ser un camello, pero con el pelaje manchado igual que los perros dálmatas. Era un dalmeillo.
—¡Pueden ya bajar a la señora! —gritó el hombre.
Igual que usaron cuerdas para bajar la jaula, ahora los hombres del globo hicieron descender una silla en la que venía sentada Alexandarieta Rumplistilinskeira Gromvicfertzens.

Alexandarieta era tan vieja como una abuela, pero no usaba anteojos. Tampoco tenía canas, pero sí una gran sonrisa.
El hombre de la túnica roja esperó a que la silla tocara el piso y la mujer se alistara para montar al dalmeillo, entonces la ayudó a subir.
—¿Está segura de que no quiere que la acompañe? —preguntó.
Alexandarieta negó con la cabeza.
—Puedo cuidarme bien —dijo, tomando las riendas del animal—. He visitado los sitios más peligrosos del planeta. También los más extraños y este bazar tiene las dos cosas. Por eso vine. Sólo en un mercado así podría encontrar lo que estoy buscando.
El hombre asintió.
—Volveremos por usted al atardecer —dijo—. Sólo tiene que agitar los brazos en cuanto vea el globo y nos acercaremos para recogerla.
Alexandarieta asintió.
El hombre puso la silla dentro de la jaula, luego también se metió allí, cerró la puerta y dio un par de silbidos.
La jaula se fue elevando mientras el globo se hacía cada vez más pequeño en la distancia.

Al bazar de las leyendas se podía llegar sólo por invitación. La invitación aparecía una mañana bajo tu puerta, protegida por un sobre de color blanco marcado con una gran equis roja. Al abrir el sobre te encontrabas con un mapa estilo pirata que detallaba la ubicación y la fecha en los que se instalaría el bazar. También aparecía tu nombre y el nombre del guía que debías contratar en la ciudad más cercana. Así fue como Alexandarieta pudo hallar el sitio.
¿Y quién elegía a quiénes se debían enviar los sobres con las equis?
"Un grupo de personas desconocidas decide, por motivos no conocidos, a qué personas que ellos no conocen invitarán a este bazar de ubicación desconocida".
Esta fue la explicación que el guía le dio aquella mañana. Por lo tanto, volver a dar con el bazar de las leyendas era imposible, a menos que pudiera conseguirse una invitación nueva.

Alexandarieta hizo dar media vuelta al dalmeillo y se dirigió hacia una colina en donde las rocas parecían gigantes sentados mientras se preguntaba si en verdad había sido una buena idea pedir que la dejaran ir sola.

2

El dalmeillo caminaba lento y daba brincos. Alexandarieta sintió molestias en la espalda.
"A mis setenta y seis ya no soy tan joven", pensó ella: "preferiría estar conduciendo una motocicleta".
Pero en aquella parte del desierto las arenas eran tan resbalosas que la manera más eficiente de moverse era montando un dalmeillo.
—¡Vamos, vamos! ¡Apresúrate! —dijo Alexandarieta al animal mientras agitaba las riendas.
El dalmeillo se detuvo.
La mujer se dio cuenta de que nada lograría tratando mal al dalmeillo, así que se disculpó y pidió al animal si por favor sería tan amable de ir más rápido.
El dalmeillo resopló tres veces. Luego enterró sus patas en la arena hasta la altura de sus rodillas. Entonces avanzó de una forma tan extraña que Alexandarieta no podía creerlo. Ya no había brincos. Ni siquiera pasos. Era como si estuvieran flotando, como si los granos de arena fueran gotas de agua y el desierto se hubiera convertido en mar. La espalda ya no le dolía. Al contrario. El deslizamiento fue tan suave, tan rápido, que llegaron a la colina de rocas en menos de quince minutos.
—¡No sabes cuánto te lo agradezco! —dijo la mujer al dalmeillo.
Entonces descubrió tres entradas circulares perforadas en las rocas. "¿Será lo mismo entrar por cualquiera de las tres o habrá una más peligrosa que las otras?", se preguntó Alexandarieta.
Quizás una estaría cuidada por guardias de cuatro brazos con garrotes, otra por alguna bruja que se divertiría haciendo bromas pesadas a los visitantes y la tercera por un grupo de chimpancés ladrones.
—Si sólo hubiera una puerta, las cosas resultarían más sencillas… Pero más aburridas —murmuró Alexandarieta para darse ánimos. Luego suspiró y dijo—: Todo sea por el regalo de la pequeña Sandra.

Sandra era su nieta-sobrina y estaba a punto de cumplir los siete años de edad. Alexandarieta siempre regresaba a casa para la fiesta de Sandra y siempre también le llevaba el regalo más especial que podía conseguir. Esta vez estaba segura de que en aquel sitio hallaría algo verdaderamente especial.

Contacto

Alvaro Obregón # 153
Col. Centro
Arandas, Jalisco, MX
47180
whatsapp: +52 1 348 148 8285
contacto@hectordomingo.com

© Copyright 1991 - 2019 Héctor Domingo - Todos los derechos reservados.
HECTOR DOMINGO ® es una marca registrada. Crece más tu imaginación™ , Historias que alimentan la imaginación para que los pequeños se desarrollen como personas creativas™ y la palabra: divertifantascinantes™ se utilizan como frases comerciales. Los personajes, sus nombres y sus características gráficas y psicológicas, así como todas las ilustraciones y nombres, definiciones y textos que pertenecen a la obra de Héctor Domingo están protegidos por las leyes de derechos de autor a nivel mundial.